P’an Ku

  1. Camera: SONY DSC-H10
  2. Aperture: f/4
  3. Exposure: 1/8th
  4. Focal Length: 14mm
Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.

Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firamdas y numeradas.

Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered. Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.
Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

Impresiones disponibles desde 8x11 pulgadas, firmadas y numeradas.

Prints available from 8x11 inches, signed and numbered.

 

En la carretera a Veracruz hay cerros. Y en esos cerros hay escaleras empinadas de escalones estrechitos que parecen llevar a ninguna parte. Huelen a desafío. Huelen a aventura. Yo me pregunto, ¿quién las usa? Y, ¿para qué? ¿Para ir a dónde? Y lo que es más, ¿quién las construyó?

En el camino a Veracruz hay hileras de banderines de colores de la punta de los cerros a los árboles que crecen a los lados de los mismos, formando un triángulo, a manera de techo de una especie de refugio donde te puedes sentir bienvenido. Y hay altares, adornados como si recién los hubieran montado ayer. Y los ojos de los santos te ven, mientras asombrado, sales del camino habitual, te mueves de una manera diferente y conoces un lugar nuevo. Piensas desde un lugar nuevo.

Yo no sabía dónde está Veracruz. Yo pensaba que íbamos a subir como yendo para Chihuahua o algo. Nunca me interesó mucho la geografía en la escuela y no me preocupaba reprobarla miserablemente. Poco sabía yo de lo elemental que es cuando desde pequeño te gusta la idea de movimiento. No sé cómo era mi visión de ser un viajero. No sé por qué no memoricé la piel del mundo, con sus texturas expuestas para mí como regalo en libros maravillosos con miles de maneras de mostrarme un mismo mapa. Será que a los lugares a los que yo quería viajar ocuparía otros mapas, que no venían por supuesto en los libros oficiales.

Veracruz me regaló colores nuevos. Mucho color. Me regaló una nueva forma de mezclar la textura de los climas que ya conozco. De una manera nueva, como quien cocina un platillo diferente con los mismos ingredientes todos los días. Me regaló la paz de despertar al personaje y sacarlo de paseo con la comodidad de lo nuevo. El lugar nuevo. Estoy acostumbrado a los lugares abiertos que parecen infinitos en las fotos y a esa atmósfera soleada que se puede experimentar sólo en la presencia, pero nunca había plantado mis pies en un lugar tan vasto, tan grande, tan rosa y verde, soleado y húmedo, el viento parece que tiene sabor. Dulce. Muy, muy dulce. Los amigos nuevos. La ropa nueva. Sabores nuevos. Y me regaló, por si el viaje fuera poco, la oportunidad de cruzar el país de lado a lado para ver a una genio expresarse.  

Ella es mi genio favorita.

Ir a un concierto. ¡Qué manera de encontrarse con Dios cara a cara! Porque cada vez que vemos un genio fluir en frente de nosotros, expresarse con la intención generosa de brillar la gema que se le dio, y correspondemos su expresión en generoso abrazo, y regresamos ese amor multiplicado, cada vez que guardamos silencio ante una nueva idea que se nos presenta de una manera circense, arriba de un escenario, para que la veas y le pongas atención, cada vez que opinamos, que aplaudimos, que gritamos de gusto!!! Cada vez que nos movemos a un nuevo lugar, cada vez que expandimos nuestra consciencia, que bailamos, que cantamos, que creamos arte continuadamente, cada vez que reímos, que tenemos sexo, nos conectamos con esa fuerza que todos conocemos, pero que nadie ha creado la palabra exacta que capture la emoción exacta en la punta de la lengua. Todavía no tenemos una palabra que le haga justicia. Yo la quiero inventar. Sería tan útil como el abecedario mismo.

Y mientras todo esto se realizaba recordé todos los momentos que pasé invocando estas experiencias, sentí esa energía invertida en una imaginaria alcancía regresar, explotar en mí como una gran sonrisota y unas ganas enormes de bailar, una energía que me dice en la cara: te escucho, aquí estoy, te respondo, dame tiempo, trabajo contigo, te quiero. Gracias. Ten. Disfruta. Bésame que soy para ti. Aprovecha. Goza. Vive un poco! Tú muy bien!

Y yo, de la mejor manera que puedo, siento: ¡Gracias!